11/10/15

Literatura, ¿qué te está pasando?


Escritores, editores, agentes literarios, funcionarios de instituciones culturales, periodistas, bibliotecarios y libreros escucharon con atención las palabras de algunos de los principales representantes de la industria literaria española durante la celebración de los Premios Liber 2015, acontecida la noche del pasado jueves, donde se reavivó la deplorable situación que vive el sector. Arturo Pérez-Reverte, tras recibir el galardón al Autor Hispanoamericano más Destacado, quiso recordar que “el sector del libro ha sido muy maltratado”, ante una reunión que recoge a todos los escalafones de la literatura en España. Posteriormente, su pronunciamiento fue complementado por la declaración del presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Daniel Fernández, que habló en nombre de todos los allí presentes cuando dijo que “el sector está preocupado porque un país que cierra sus librerías empaña su futuro”.

En unos premios que gratifican la labor de las librerías y las bibliotecas por sus actividades e iniciativas de difusión del libro y de la lectura, Daniel Fernández hace referencia a los últimos datos que se obtuvieron del año 2014 y que revelan que cada día se cierran dos librerías en España. En ese año 912 terminaron su actividad y sólo 226 abrieron sus puertas de un total de 3.650 espacios independientes de venta de ejemplares. Números muy negativos de un sector que es la primera industria cultural de España, que aporta el 0,7% del PIB, y que, sin embargo, está maltratado y sufre una caída interminable de sus ventas del 18% desde 2011. “Las librerías más antiguas sobreviven y esperamos que surjan nuevos modelos. Para ello hay que dar apoyo. La crisis no se ha acabado”, dice Pilar Gallego, presidenta del Gremio de Libreros de Madrid.

La lucha por la reinvención de la industria literaria frente a las nuevas tecnologías, la crisis de la economía y las tendencias siempre cambiantes parece que no termina de triunfar, sobre todo ante la población de un país donde el 55% no lee nunca o sólo a veces. Se hace evidente el desprestigio que vive el libro en “estos tiempos tenebrosos”, como señalan desde la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), por su pérdida de valor como elemento central de la cultura, no sólo por causas relacionadas con la irrupción del mundo digital o la delicada situación económica, “sino también a la falta de políticas adecuadas para la lectura por parte del Gobierno, a mejores campañas de márketing y actividades dinamizadoras por nuestra parte y del compromiso de la sociedad y la familia frente al libro y la lectura”, asegura Pilar Gallego, presidenta de CEGAL.


Fuente: CIS. Gráficas: Europapress.es

Frente a este panorama, las librerías no paran de reinventarse con iniciativas de todo tipo para atraer a los lectores y compradores, como la realización de presentaciones (31,1%), cuentacuentos (18,9%), conferencias (15,6%), publicación de catálogos o boletines de novedades mediante correo electrónico. 

El pasado mes de febrero, la FGEE anunció la propuesta al Gobierno de un Plan Integral de Fomento del Libro y de la Lectura frente a la inacción de los diferentes gobiernos ante la falta de políticas adecuadas en educación y fomento de la lectura. “No queremos un plan cosmético, sino integral. No queremos solo una campaña en televisión que diga Leer es sano para el cerebro. Debe ser algo más serio, permanente y acorde a los tiempos de lo analógico y lo digital”. La necesidad de cambiar los preocupantes números del sector es urgente: 300 millones de euros se pierden cada año debido a la piratería, el precio medio de un libro es de 14,1 euros frente a los 12,72 de hace diez años, la tirada media de ejemplares por cada título es de 3.223, mucho menor que hace unos años. Y quizás el más alarmante: el 65% de los españoles que no lee o lo hace sólo a veces argumenta que no le gusta, no le interesa o no lo hace por falta de tiempo. Medidas como actualizar la enseñanza en las aulas, convertir la lectura en algo transversal en todas las materias o recuperar las bibliotecas escolares son ineludibles. 



El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha dado un paso al frente para anunciar una serie de medidas que esperan cerrarse durante este año, como una línea de ayuda de 150.000 euros para la modernización física y virtual de las pequeñas tiendas de libros, con la aspiración de convertirse en espacios culturales. 

Mónica Fernández, la responsable ministerial, avanza el plan más innovador: el Sello de Calidad. “Es un proyecto para hacer visibles esas librerías de calidad”, explicó Fernández. El Sello de Calidad se podrá solicitar a partir de diciembre y se renovará cada tres años. El objetivo es apoyar fortalecer a las pequeñas y medianas librerías independientes. Marco Martínez, nuevo director general de Política e Industrias Culturales y del Libro, habló sobre las reinvenciones que se esperan en el sector mediante esta iniciativa: “El Sello de Calidad busca consolidar las librerías como espacios de encuentro, reflexión y discusión, mediante su conversión en espacios culturales y sociales”.

Las librerías que aspiren a obtener esta distinción deben cumplir una serie de requisitos mínimos: el 60% de los ingresos económicos deben proceder de la venta de libros, su longevidad debe encontrarse entre los 10 meses y el año, es necesario que disponga de unas existencias mínimas de 6.000 referencias distintas en el caso de librerías generalistas y de 2.500 en las especializadas. El Sello permitirá a los establecimientos que lo posean colaborar con las Administraciones Públicas en el desarrollo de las políticas y actividades culturales.



LOS LIBROS ELECTRÓNICOS Y LA PIRATERÍA


Las novelas siguen sobreviviendo a la era digital y adaptándose a nuevos formatos y públicos. Así nació el libro electrónico o ebook que se ha convertido en una alternativa más para la lectura; aunque su avance en España sigue siendo lento con un volumen de ventas del 10% en la mayoría de la zona euro. Los libros electrónicos poseen muchas ventajas frente a los convencionales debido a las necesidades del ritmo de vida y los hábitos actuales, donde priman la inmediatez, el espacio y la comodidad. Además, aunque los dispositivos electrónicos que funcionan como lectores ronden los cientos de euros, el precio de los ebook es mucho menor que el del soporte físico. Por no hablar de la posibilidad de obtener obras gratis.

“[El formato electrónico] No es competencia, el problema es la piratería”, advierte Pilar Gallego, ante los datos que señalan que del 58% de los españoles que dicen leer en formato digital, únicamente el 32% paga por las descargas de los libros. De este modo, el 68% restante obtiene libros electrónicos de forma ilegal, mediante la piratería que se establece en forma de páginas web y portales que anuncian por sus catálogos incluso las últimas publicaciones del mercado, que ya se estrenan de forma simultánea en papel y en formato digital. Desde la FGEE reivindican la necesidad de la protección de los derechos de autor: “Necesitamos que la Ley proteja de una forma adecuada la propiedad intelectual y la creación porque, de lo contrario, existe el riesgo de que esta desaparezca y seamos colonizados culturalmente".



ERA DIGITAL: REDES SOCIALES Y BLOGUEROS 


Los libros electrónicos no son los únicos soportes digitales que funcionan como alternativa para la lectura. A través de las redes sociales y las plataformas de blogs, como Wordpress o Blogger, muchos jóvenes están haciendo las veces de canales informativos sobre novedades editoriales, con contenidos de interés e incluso la aportación de reseñas de libros realizadas desde su opinión personal. Es la generación de los booktubers y los blogs literarios

Los blogs literarios se han establecido con un formato bastante generalizado: se nutren de las reseñas de libros y de una serie de secciones que están destinadas a interactuar más con sus seguidores. Las editoriales han evolucionado con estos blogs e incluso han desarrollado planes de colaboración, aceptándolos como un medio de difusión más. 

Los booktubers son lectores que, mediante Youtube, comparten videos con sus seguidores –adolescentes de entre 13 y 17 años- en los que tratan temas diversos referentes a la literatura. Normalmente, usan su canal para comentar libros y dar su opinión sobre ellos. Una nueva modalidad de reseña literaria que surgió en España y México y que se ha ido extendiendo por todo el mundo. 

Pero también se dan casos de usuarios de redes sociales que terminan por ver publicadas obras de su autoría –o bien basadas en ellos mismos- gracias a su popularidad en estas plataformas. Uno de los casos más recientes es el del youtuber El Rubius, con más de 14 millones de suscriptores, publicó en El libro troll en 2014, que se mantuvo seis semanas seguidas como el título más vendido en las librerías españolas. Este año presentó su cómic, Virtual Hero que, al igual que el anterior, se ha situado en los primeros puestos de ventas.


Dentro de esta tendencia. Existe un caso interesante y es el fenómeno de jóvenes poetas que están surgiendo de las redes sociales y batiendo records de tirada. Marwan o Defreds son claros ejemplos. A principios de este mes, ABC realizó una entrevista a Luis Alberto de Cuenca, Premio Nacional de Poesía, por su libro Cuaderno de Vacaciones. El poeta fue cuestionado acerca de este hecho: “Me parece interesante, pero creo que es otra cosa. Siempre he dicho que las letras de canciones que yo he escrito, algunas muy famosas, como sabes, son otra cosa que mis poemas. Creo que este fenómeno es también otra cosa. Desde luego puede ayudar a la poesía, pero es un fenómeno diferenciado”. Ante el éxito de estos jóvenes poetas en las redes y su irrupción en las librerías, añade: “Eso está muy bien. La poesía siempre era la cenicienta de los géneros literarios. No porque no se leyera, que yo creo que se lee mucha más poesía de lo que se dice, sino porque no es un terreno crematístico. Ojalá con esto empiece a serlo”.



EL PAPEL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN


Dentro de todo este contexto es conveniente preguntarse cuál es el papel de los medios de comunicación. Pilar Gallego responsabiliza de una parte de culpa a los periodistas: “Los espacios para cultura se han reducido y se ha creado un vacío en la sociedad. La televisión no ofrece nada. Los periódicos han recortado sus páginas lanzando un mal mensaje al lector. Los suplementos especializados que sobreviven empiezan a dejar de ser referencia para la gente que antes iba a comprar con el recorte en la mano”.

Los periódicos y la prensa escrita tampoco pasan por buenos momentos. Pero, ¿deberían ejercer su papel social e informativo en pos a este bien común? Según una investigación de 2012 de la Universitat Jaume I de Castellón, sólo el 28,8% de los jóvenes de entre 16 y 30 años leen periódicos. La mayoría reconoce que obtiene la información únicamente de las redes sociales, que carecen de rigor. Los ingresos de los periódicos caen irremediablemente y éstos no logran acertar con un “plan de negocio” adecuado para sus soportes digitales, que siguen sin remitir los ingresos esperados.

En definitiva, la industria literaria sufre y lucha por adaptarse a los tiempos de las nuevas tecnologías y la inmediatez de la red. El sector tiene el punto de mira fijo en el Plan Integral de Librerías y el del Fomento de la Lectura, se espera que las medidas del Gobierno lleguen con rapidez y efectividad; a través de una aplicación inmediata y que se mantenga en continua renovación, acorde a los tiempos analógicos y digitales. 

Es indispensable comenzar a educar desde las escuelas para que las nuevas generaciones valoren la actividad enriquecedora de la lectura, que tantos géneros ofrece y adecuados para todo tipo de gustos, preferencias o necesidades. La sabiduría reside en los libros, la educación de un pueblo se basa en su uso para beneficio intelectual. Un pueblo cultivado es un pueblo libre, que toma las decisiones bajo su razonamiento, y no sigue ciegamente el de otros. Hombres buenos es la última obra de Pérez-Reverte y, en ella, uno de los personajes sentencia: "Sin esclavos no habría tiranos; sin borregos no habría lobos".



IMÁGENES

FUENTES
Pérez-Reverte: “El sector del libro ha sido muy maltratado”

6 comentarios:

  1. ¡Genial post Alex!
    Es una pregunta que a todos los que nos gusta la literatura nos hacemos. Enhorabuena por la dedicación para contestarla, está muy muy trabajado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Me alegra leer eso y más si me lo dices tú :))

      Eliminar
  2. Entrada para reflexionar, sin duda. Bonita explicación por tu parte, seria y profunda.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Javier!
      Muchas gracias, esperaba que sirviera para hacernos a todos conscientes de los duros momentos que vive la literatura, tan amada por muchos de nosotros :)

      Eliminar
  3. Pues si , una entrada muy interesante, es una entrada para pensar y reflexionar, gracias por ella pues me ha gustado mucho, saludos y nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Cristina!
      Muchas gracias a ti por leer, es la mejor gratificación que puede tener esta entrada :)

      Eliminar