28/11/15

¿Por qué en el 'Black Friday' no hay descuentos en libros?


El oleaje de descuentos y ofertas con motivo del Black Friday llegó ayer a España. Las tiendas de ropa, tecnología, zapatos, electrodomésticos y otros muchos establecimientos más lucieron el negro y el amarillo, los colores insignia del día de los precios bajos, un invento norteamericano para inaugurar la campaña de compras navideñas. Sin embargo, hay un sector excluido de este evento. Las librerías.

Muchos amantes de la lectura esperaban con ganas el 27 de noviembre, la llegada del Black Friday, para poder llenar sus estanterías con un par de títulos más aprovechando los descuentos. Pero al llegar el día ninguna librería, ni centro comercial ni principal cadena de libros ofreció un descuento mayor al 5%. Lo que quiere decir que un libro que cueste 16'95€, que es aproximadamente el precio medio, verá su valor reducido al 16'10€. Una miseria.

Entonces surge la cuestión. ¿Por qué en el Black Friday no hay descuentos en libros? La respuesta es muy sencilla: porque así lo establece la ley. Es decir, no se pueden aplicar, ni en este evento ni en ningún otro momento del año, descuentos mayores del 5% en estos productos según dictamina la Ley del Libro.

El precio de los libros está fijado en España por un Real Decreto del año 2007, conocido como la Ley del libro. Esta normativa responsabiliza a la editorial de establecer el valor de sus títulos sin que los comerciantes puedan variar ese precio, salvo si desean hacer un 5% de descuento. 

Al contrario de lo que se pueda pensar, no fueron las editoriales las que reclamaron esta medida, sino los libreros, debido a la competencia desleal de las grandes cadenas y franquicias, que ofrecían jugosos descuentos que los pequeños comercios no podían permitirse.


Este es el artículo 9 de la Ley del libro, el apartado donde se recoge lo que se ha explicado anteriormente:
1. Toda persona que edita, importa o reimporta libros está obligada a establecer un precio fijo de venta al público o de transacción al consumidor final de los libros que se editen, importen o reimporten, todo ello con independencia del lugar en que se realice la venta o del procedimiento u operador económico a través del cual se efectúa la transacción.
Con el fin de garantizar una adecuada información el editor o importador quedará asimismo obligado a indicar en los libros por él editados o importados el precio fijo.
2. En el caso de importación, el precio será el fijado por el primer importador y deberá ser respetado por los posteriores, salvo en los supuestos previstos en el artículo siguiente.
3. El precio de venta al público podrá oscilar entre el 95 por 100 y el 100 por 100 del precio fijo.
4. Cuando el libro se ponga a disposición del público formando una unidad o conjuntamente con discos, bandas magnéticas, cassettes, películas, fotografías, diapositivas, microformas o cualquier otro elemento y constituya una oferta editorial el precio fijo se determinará para la totalidad de los elementos que integren dicha oferta.
5. El editor podrá establecer un precio fijo distinto para la venta de colecciones completas, inferior al resultante de la suma de cada uno de los títulos que componen dicha colección.
6. En los casos de venta a plazos o a crédito se podrán establecer precios diferentes de acuerdo con el respectivo sistema de venta.
7. El librero o cualquier otro operador económico, incluidos los mayoristas, cualquiera que sea su naturaleza jurídica, cuando realice transacciones al detalle está obligado a respetar el precio fijado por el editor.
8. Sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley 7/1996, de 15 de enero, de ordenación del comercio minorista, los establecimientos comerciales que se dediquen a la venta al por menor no podrán utilizar los libros como reclamo comercial para la venta de productos de naturaleza distinta.

¿Existen excepciones de este descuento máximo del 5%?

A pesar de la rigidez de esta ley, se reconocen algunas excepciones puntuales que permiten elevar ese 5% de descuento máximo y que se recogen en el artículo 11 de esta normativa.

1. Sin perjuicio de lo establecido en el artículo 9 de esta Ley, podrán aplicarse precios inferiores al de venta al público en los siguientes casos:
a) En el Día del Libro y Ferias del Libro, Congresos o Exposiciones del Libro, siempre que así lo determinen sus entidades organizadoras, cuando éstas pertenezcan a los sectores de la edición y comercialización del libro, un descuento de hasta un máximo del 10 por ciento del precio fijo.
b) Cuando el consumidor final sean Bibliotecas, Archivos, Museos, Centros Escolares, Universidades o Instituciones o Centros cuyo fin fundacional sea científico o de investigación, un descuento de hasta el 15 por ciento del precio fijo.
c) Mediante acuerdo entre editores, distribuidores y libreros, podrá establecerse una oferta anual de precios para fondos específicos, periodos concretos y delimitados en el tiempo.
2. Lo dispuesto en este artículo respecto a los descuentos de los libros debe entenderse sin perjuicio de lo establecido en el artículo 14 de la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista.

Exclusiones del precio fijo

Esta ley también contempla una serie de casos que quedan excluidos de la normativa del precio fijo de los libros, según los recoge el artículo 10 del Real Decreto.
1. No quedarán sometidos al régimen del precio fijo los siguientes supuestos:
a) los libros de bibliófilo, entendiendo por tales los editados en número limitado para un público restringido, numerados correlativamente y de alta calidad formal.
b) los libros artísticos, entendiendo por tales los editados total o parcialmente mediante métodos de artesanía para la reproducción de obras artísticas, los que incluyan ilustraciones ejecutadas en forma directa o manual o aquellos en los que se hayan utilizado encuadernaciones de artesanía.
c) los libros antiguos o de ediciones agotadas.
d) los libros usados.
e) las suscripciones en fase de prepublicación.
f) los ejemplares de las ediciones especiales destinadas a instituciones o entidades o a su distribución como elemento promocional, siempre que ostenten claramente dicha especificación. [...]
g) los libros de texto y el material didáctico complementario editados principalmente para el desarrollo y aplicación de los currículos correspondientes a la Educación Primaria y a la Educación Secundaria Obligatoria. [...]
h) los libros descatalogados. Se entiende que un libro ha sido descatalogado por el editor cuando no aparezca en su último catálogo o lo comunique por escrito a sus canales de distribución y venta y a la Agencia Española del ISBN o las Agencias autonómicas de ISBN correspondientes. [...]
i) el librero o detallista podrá aplicar precios inferiores al de venta al público a los libros editados o importados transcurridos dos años desde la última edición siempre que hayan sido ofertados por los mismos durante un período mínimo de seis meses. [...]
2. A efectos de lo dispuesto en las letras h) e i) del apartado anterior, el editor deberá dar cumplimiento, en su caso, a lo establecido en el artículo 67 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril.

Para más información sobre esta ley, es posible encontrarla íntegra en el el BOE:




Es esencial proteger a los pequeños comercios de la competencia desleal que, en muchas ocasiones, ejercen las grandes cadenas empresariales. Sin embargo, esta medida puede ser perjudicial para las personas que quieren adquirir libros y que, de no ser por algún descuento, les resulta imposible permitírselo. Al igual que se pueden comprar productos tecnológicos o ropa, ¿no sería importante acercar un poco más la cultura a cualquier persona? Las películas tienen descuentos fabulosos, ¿por qué no los libros?



¿Qué opinas sobre este tema? 
¿Te parece bien esta ley? ¿Debería ser un poco más flexible?


10 comentarios:

  1. Hola!
    En mi pais durante el BlackFriday no hubo nada de descuento en libros, a mi parecer eso no es justo , ya que en la actualidad muchas personas leen y pienso que deberian tomar en cuenta eso.
    Besos!
    Nos leemos!

    http://welcome-to-izzy-world.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Izzy!
      Tienes toda la razón, es injusto que haya descuentos en ropa, películas, tecnología... y que, sin embargo, en un producto cultural como es la literatura no se permita.

      Eliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo. Entiendo que la Ley lo establezca y que no se permitan grandes descuentos en un día normal, pero es injusto que un día de rebajas a nivel nacional con miles de productos deje excluidos a los libros.
    Un beso, nos leemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      ¡Claro! Es que no se entiende por qué debe ser el único producto excluido y encima por ley...
      Sin duda, hay mucha gente (entre la que me incluyo) que se ha llevado un buen chasco :(

      Eliminar
  3. Hola Alexandra, me ha encantado la entrada, super bien detallada y muy muy curiosa.
    Yo la verdad es que estaba esperando con ansia alguna rebaja.... pero nada. Después comparas con países fuera de España y te quedas con una cara ...

    En fin, lo así es imposible promover la lectura, cuando muchas veces unas 150 páginas te cuestan 15 euros ... una estafa la verdad ...

    Un besote, me ha encantado la entrada !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marie!
      ¡Muchísimas gracias! <3
      Te entiendo perfectamente, a mí me pasó igual que a ti :(
      Exactamente, es que si lo piensas fríamente es como tú dices: 150 páginas por 15 euros (he llegado a ver de hasta 20 euros). Es que mucha gente, por ese precio y con un poco ajustados que estén, hace una compra de comida.
      Como dices, así es imposible promover la lectura.

      Eliminar
  4. Hola!! te cuento que te he nominado a un premio en mi blog http://enunmundodesuenosfani.blogspot.com.es/
    Te espero.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  5. Gracias por resolver la duda que lleva matándome toda la semana... Estaba un poco triste porque, como bien dices en tu entrada, estaba esperando el Black Friday con muchísimas ganas para poder comprar libros... pero no... al final no cayó ningún libro y todo el dinero que había ahorrado se fue en pelis... Pero bueno (:

    ¡MUY BUENA ENTRADA!

    ResponderEliminar
  6. Hola! En mi país solo había un 10% de descuento en las librerías, y aproveche para comprarme La Quinta Ola, aunque fue hace años. Gracias por la entrada
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Lo de esta ley ya lo sabía pero que los pequeños comercios de librerías podían haberse callado, digo porque en tecnologia, ropa, calzado etc también existen pequeños comercios y que yo sepa todavía no se ha implantado una ley contra el black friday ,entre otros, por los precios bajos porque con los libros sí? Que es un fin de semana al año que no va a suponer una catástrofe mundial, creo.

    ResponderEliminar